“El segundo sexo» de Simone de Beauvoir fue el libro que marcó a Eugenia Zicavo durante su primera y estudiosa juventud. A esta anfibia que se considera tan socióloga como periodista –avalada por ambos títulos universitarios-, ese texto le mostró, por primera vez, las arbitrariedades e injusticias que sostienen la construcción cultural de lo que llamamos mujer.

A diario tiene que lidiar con escritores y académicos, ambas razas insufribles y apasionantes, aunque, al final del día, siente que la ficción salva. Antes de quedarse dormida, piensa en posibles tweets que después no escribe. Los que la siguen en esa red social saben que hay una expresión que repite cada vez que juega su equipo favorito: “Señores, dejo todo. Me voy a ver a Boca”.

En 2012, Zicavo defendió su tesis doctoral y lo hizo bien: ahora es doctora. Investigadora y docente de Sociología de la Cultura en la UBA, también es consejera editorial de la Revista Lamujerdemivida. Fue columnista durante dos temporadas del programa televisivo Esta noche libros. Habla de literatura en Suciopop, por FM Nacional Rock. Sus textos pueden leerse en medios nacionales e internacionales como Revista Ñ, Perfil, Tiempo Argentino, El Planeta Urbano y La República (Uruguay). Su crónica «Buenos Aires era una fiesta» integra la Antología de crónica Latinoamericana actual publicada en 2012 por Alfaguara España.

Ha ganado amigas en la redacción de Anfibia al compartir su aversión por la obra de Murakami. Su ídolo fue, es y será Martín Palermo, siempre.