Gracias a la literatura, Félix Bruzzone consiguió sacarse muchas cosas de encima. Eso le parece sanador y reconfortante. Pero siente que, para hacerlo, tuvo que cargar algo quizá más pesado: todo el mundo literario y su carga bestial. A veces extraña la época en que la literatura no era su mundo y su gente, sino sólo leer y escribir al pasar. Después de quejarse, igual, reconoce que aquel mundo, tan insoportable a veces, también le dio una familia. Marido de Sol, y padre de Valentino, Eugenio y Carola, lo mejor que le pasó ayer fue salir para tomar el tren a Capital desde Don Torcuato, y olvidarse de llevar un libro: pudo dormir todo el viaje.

Masoquista o superexigente, dice que lo mejor que leyó es Crónicas marcianas, pero que cada vez que lo hojea le encuentra más defectos. Aún así lo vuelve a leer.

Nacido en 1976, estudió Letras en la Universidad de Buenos Aires, da talleres literarios y trabaja limpiando piletas de natación. Publicó cuentos en antologías, revistas y sitios de internet en Argentina, Francia, Italia, España, Alemania, México, Uruguay e Inglaterra. En 2008 editó el libro de cuentos “76”, por Editorial Tamarisco, un sello fundado en 2006 por él mismo y otros tres narradores, dedicado a publicar primeras obras; en su catálogo se encuentran los textos de autores como Juan Diego Incardona, Federico Falco, Violeta Gorodischer y Margarita García Robayo, entre otros. En 2008 también publicó su primera novela, «Los topos», por Random House Mondadori, y en 2010 la segunda, «Barrefondo». Sus libros fueron traducidos en Francia y Alemania, donde en 2010 recibió el premio Anna Seghers. Desde hace un tiempo, trabaja en un proyecto sobre los alrededores de Campo de Mayo, la mayor guarnición militar de Argentina. Con “76”, ha señalado la crítica, Félix inauguró una manera distinta de tratar las historias de la militancia y la dictadura argentina, lejos de recursos y tópicos remanidos. Es en el momento en que suena el despertador, cada mañana, cuando Félix no puede alejarse del lugar común y ruega: “Diez minutos más”.