Margarita García Robayo es creativa y ejecutiva. Publicó novelas, cuentos, ensayos literarios y crónicas y dirige la Fundación Tomás Eloy Martínez. Trabajó un montón, en la FNPI, en diarios y revistas prestigiosas y exigentes.

No es pretenciosa: lo de escribir le parece un mal de muchos. Después de eso, vienen puntos suspensivos.

Nacida en Colombia y radicada en Argentina, sus textos circularon por múltiples medios y editoriales de distinta escala. Desde su primera nouvelle “Hasta que pase un huracán” (Editorial Tamarisco) hasta su nueva novela “Lo que no aprendí” (Planeta), su inteligente impronta de rebelde ante el género de iniciación, que ella reescribe y corrompe con audacia, llamaron la esquiva atención de críticos de distinta procedencia. Todos sus libros, desde los cuentos “Hay ciertas cosas que una no puede hacer descalza”, obra que puede leerse como una versión contemporánea y latina de la primera Katherine Anne Porter, y que ya expone, aunque medida, los extremos en los que puede moverse su narrativa terminan por brindar una lectura política y de género no regalada.

Ganó el premio Casa de las Américas por el libro de cuentos «Cosas peores».