Murray Cooper es sudafricano y vive en Ecuador desde 1991. Fotógrafo y militante ecologista, pasó once años trabajando en la conservación de selvas tropicales, y hasta puede jactarse de haber cofundado una reserva. Para ingresar a ella, tenía que andar, camino adentro, durante ocho horas sobre una mula. Ahora su casa está en una granja en medio de las nubes, cerca de Quito: tiene todos los lujos. Internet, electricidad y acceso a una ruta asfaltada.
Sus fotos fueron publicadas en revistas como National Geographic y Natural History Magazine. Además, publicó varios libros de fotografía, como «Plumas. Aves en Ecuador», entre otros.
Terminar el último, sobre pájaros colombianos, sólo le llevó cinco meses. “Es que ya tengo experiencia”, dice. “Aves en Colombia” tiene 550 páginas, para las que tomó más de 3000 fotos durante tres viajes de 40 días.
Los pájaros que más esquivos con los que se enfrentó en su vida profesional son los llamados “saltarines”. Ahora trabaja en otro libro sobre aves del Ecuador. Suele donar parte de sus trabajos a causas conservacionistas.