Nació en Bella Vista, un lugar del conurbano bonaerense que la obsesionó desde chica: ella no estaba bautizada en medio de amigas católicas y monumentos al fundador del Opus Dei. Desde entonces combate a la Iglesia igual que a la astrología.

 

Después de muchos años de redacciones, logró salir y trabajar freelance. Ahora puede hacer muchas cosas a la vez, que es lo que siempre quiso: escribe para algunos medios, a veces es ghost writer de editoriales, produce cine y ahora también documental; da clases de periodismo en la Universidad y de Lengua y literatura en un bachillerato popular. Pero lo que más le gusta de la vida sin rutina es correr en la Reserva Ecológica dos veces por semana sin horario. Y tener tiempo para ir a la feria y cocinar.

 

Estudió Periodismo en TEA y Comunicación en la UBA, pero hace más de una década que da vueltas con la tesis. Ahora la está escribiendo, aunque no sabe bien para qué. En 2015 ganó la Beca en Periodismo Cultural Gabriel García Márquez. En 2017 dejó de fumar y está orgullosa de eso. También de sus amigues. Cuando se va a dormir, fantasea con que algún trabajo la lleve a vivir a un lugar nuevo por algún tiempo.