En los primeros años del secundario, Silvina Tamous escribía las cartas en su escuela. Era la encargada de declarar amores inverosímiles y de devastar a púberes ilusionados. Le gustaba mucho leer y empezó con talleres literarios. Primero fue la literatura, luego el periodismo, Durante mucho tiempo, una especie de divorcio de lenguajes que logró unir con la crónica. Esas dos lenguas, esas dos voces se fueron cruzando, acercándose cada vez más: se transforman en una.
Estudió Comunicación Social en la Universidad Nacional de Rosario. E integró los talleres literarios de Alma Maritano y Pablo Ramos. Trabajó en la sección policiales del diario La Capital y fue editora de las secciones Ciudad y Policiales del diario El Ciudadano. Dictó talleres de periodismo en la Unidad de Detención N3 de Rosario. Actualmente trabaja en Revista Veintitrés, es colaboradora de Cosecha Roja y conduce los programas El Cristal con que se mira y Feos, Sucios y Malos. Es autora del libro Crónicas Primarias, realizado con otros 10 autores a partir de los talleres dictados en Rosario por Cristian Alarcón y de la novela policial «Después de mi puta muerte».