En vez de decir «está todo bien», el correntino Walter Lezcano dice: «Mortal combat» y duplica el efecto. La secundaria fue lo peor que le pasó. Escuela industrial doble turno, llena de varones, influyó por contraste en su pasión por ser docente. Y por leer.
Leyendo alguno de los pocos libros que había en la casa de su padrastro, Walter descubrió la posibilidad que le daban: zafar de la vida real. Ahí sintió que quería generar el mismo efecto, que quería contar historias. Lo hizo, porque le pone talento y garra, a pesar de darse cuenta de lo difícil que es llenar las primeras páginas en blanco. Y de que la lucha por alcanzar algo de perfección estética, dice, iba a ser eterna. Dio la batalla y publicó un montón de libros de poesía y narrativa en editoriales independientes: “Los Mantenidos”, “Jada fire”, “Tirando los perros”, “23 patadas en la cabeza”, y los recientes “Humo” y “Calle”. 
Además de profesor de literatura en escuelas secundarias es editor del sello Mancha de aceite, en el que publicó a premiados como Jonás Gomez, y otros más subterraneos que vale la pena leer.
Como periodista freelance, publica en medios como Ni a Palos, Tiempo Argentino, Brando, Rolling Stone y Revista Ñ, entre otros.
Escribir es, para él, la mejor manera de procesar, de manera críptica, su experiencia con el mundo.