Fanático de las tramas orgánicas, generativas y de las texturas, Walter Montes de Oca nació en Bahía Blanca, la llamada “capital del básquet”. Sin embargo, no se hizo amigo del cesto y del balón: comenzó a estudiar artes visuales y diseño gráfico.

De chico, su pasatiempo era investigar y dibujar. Solía pasar horas juntando ramas, hojas, insectos y piedras del patio de la casa de sus padres. Más tarde los clasificaba para dibujarlos y coleccionarlos.

De grande se radicó en Buenos Aires.

Ilustrador, artista visual y diseñador, lo suyo, cuenta, es investigar las nuevas tecnologías, recursos y tendencias, a los que relaciona con la experimentación plástica. Desconfía de la palabra “artista”. Prefiere el término “hacedor”.

Trabajador independiente, colabora con el arte del sello independiente de música chilena electrónica con raíces indígenas «Pueblo Nuevo» y distintas productoras haciendo ilustraciones y retoque fotográfico.

Participó de diversas exposiciones individuales y colectivas en Arteba, el Museo de Arte Contemporáneo de Bahía Blanca, entre otras.